AC Milan [años 50]

La Gre-no-li marcaba muchos goles... en Italia, en el AC Milan de los 50. Nordhal fue el máximo goleador del calcio 5 veces (1950, 1951, 1953, 1954, 1955). Una hazaña entre otras: detiene el récord de goles en una temporada (35) y la mejor media del calcio, casi 0,82, delante de Piola. En la Italia de los 50, los goles se cantaban en sueco.

Como muchos, el No de la Grenoli había huido el fútbol amateur sueco, atraído por el profesionalismo que le permitía vivir sólo de su pasión, el juego de fútbol, el gol y el ataque. Gunnar Nordhal benefició en el Milán de la presencia a su lado de dos grandísimos interiores, cuando el Milán aún jugaba con 5 atacantes: Gunnar Gren y Nils Liedholm, suecos también. Así nació la Gre-no-li que estableció entonces esos récords ofensivos inéditos en Italia.

En la temporada 1949/1950, el Milán marcó 118 goles en 38 partidos, más de 3 por partido. Cifras comparables al gran Torino de Valentino Mazzola, en los 40. Unos años antes de la llegada de Helenio Herrera al Internazionale, en los 60, aún se gozaba de goles, de muchos goles en Italia... En Italia gustan los goles también. Este año, además de los 35 de Nordhal, los interiores Gren y Liedholm firmaron 18 cada uno y los extremos Burini y Candiani, 8 cada uno. Y muy pocos de faltas y penaltis. Colmo del señorío, el Milan no tuvo ningún jugador expulsado en esta temporada magnífica. Sin embargo con tal récord ofensivo terminó en el segundo puesto detrás de una Juventus más realista. Pero al año siguiente y con cifras goleadoras similares (108 goles y 34 para Nordhal) ya llegaba el primer título del Milán desde 1907...

Estaba lanzado el mejor Milan de la historia, este Milan sueco donde llegó en 1956, el crack uruguayo Pepe Schiaffino. El Milan ganó 4 scudettos (1951, 1955, 1957, 1959) y dos Copas latinas (1951, 1956), madre de la Copa de Europa. Sólo el Milan de los 90 y de los Maldini, Gullit, Rijkaard y Van Basten es comparable con este soberbio Milan de los 50 en cuanto a resultados. Pero en cuanto al juego y espectáculo, no, el promedio de goles de antaño era casi dos veces superior... En los 50 había 5 atacantes y en los 90, ya sólo uno o dos ... Cuando el juego de fútbol pasó de marcar más a encajar menos.

Era tan buena la Grenoli del Milán 50, que dos de ellos, los profesionales y ya veteranos Nils Liedholm y Gunnar Gren integraron la selección sueca, donde sólo podían jugar aficionados, y perdió la mejor final de un Mundial, en 1958, contra el Brasil de Pelé, Zito, Didi y Garrincha. Y fueron los mejores suecos de esta final a sus 36 y 38 años.