Alberto Batteux: el padre del football champagne

La historia de Albert Batteux es extraordinaria, en el sentido propio de la palabra. Además de una gran historia, en el sentido noble de la palabra. El padre del football champagne, nacido en Reims, ve su bella historia empezar como una aventura: centrocampista ofensivo del Reims, celebra con champagne la Copa de Francia 1950, su segundo título tras la Liga de 1949, cuando el presidente Henri Germain, le nombra entrenador, en un acto reflejo a la dimisión de Roessler, quien deja el Stade de Reims para intentar un nuevo reto con el Olympique de Marseille. Henri Roessler no podrá cumplir su reto. A partir de ese día, el Stade de Reims de Batteux y Kopa dominará el fútbol francés y será con el Real Madrid y el Santos uno de los mejores equipos de la época.

El nuevo entrenador Albert Batteux, saboreaba el champagne en su Copa de Francia y no sabía aún que sería el mejor entrenador de la historia de Francia, el inspirador del fútbol ofensivo, creativo y espectacular, el apóstol del juego de fútbol, del fútbol de juego, el reconocido defensor del juego corto y preciso, de la técnica, de la pared y del regate...

... Cuando el estratega y astro del Reims de los 50, Raymond Kopa, era acusado por la prensa de regatear demasiado, le dijo: "EL DÍA QUE NO DRIBLES MÁS TE ECHO"...

Albert Batteux y Kopa consideraban que el regate era una arma básica para obtener la superioridad numérica en ataque. Albert Batteux convencía los más irreductibles con sus ideas. Era convencido que el juego era la base del éxito, y la nobleza del fútbol. EN UNA DE SUS CONFERENCIAS ANTE JÓVENES HOSTILES Y SENTADOS, FUE SALUDADO CON UNA EMOCIONANTE OVACIÓN, DE PIE.

Albert Batteux, entrenador del equipo de Francia y de Reims a la vez, consideraba importante transmitir en conferencias y medios su pasión y combate para el fútbol creativo, y escribía regularmente en la revistas más prestigiosa, el Miroir du Football o France Football, donde defendía el ataque y DENUNCIABA LA FALTA TÁCTICA, EL TIRO LIBRE, EL PENALTY... QUE FAVORECEN AL INFRACTOR, ADEMÁS DE LA VIOLENCIA Y DE TODA FALTA AL RESPETO DEL FAIR PLAY.

Muy pronto el fútbol del Stade de Reims se convertiría en el FÚTBOL CHAMPAGNE. Reims es la capital del champagne y fue natural para los cronistas comparar las burbujas del famoso néctar y su consiguiente alegría, con los pases, regates y artes y los consiguientes placeres del público de champagne y de toda Francia, al ver tal espectáculo, escrito por Albert Batteux e interpretado por Lucien Muller, Just Fontaine, Raymond Kopa, Roger Piantoni y Jean Vincent... un increíble cinco de ataque.

Era un reto ir a contracorriente de un fútbol que se preparaba ya al catenaccio. Por ejemplo, el corner "à la rémoise" (a la manera del Reims) provocaba estupor, sorpresa y hasta risas. En el Reims no se tiraban córners lotería al área, sino que se hacía un pase cortito para luego elaborar una nueva acción de juego a pases cortos... EN EL REIMS... DE LOTERÍA, NADA... JUEGO... SÍ.
El Reims Football Champagne de Batteux ganó los championnats de 1953, 1955, 1958, 1960 y 1962, la Copa de Francia de 1958, la Copa Latina, madre de la Copa de Europa, en 1953, 3-0 contra el mejor Milán de la historia. Fue finalista de la primera Copa de Europa, que perdió 4-3 contra el Real Madrid en 1956, tras ganar 3-2 a 17 minutos del final, y repitió derrota en la final 1959 ante el mismo rival, donde jugaba Kopa, esta vez sin excusas. Tras el fin de un ciclo, Albert Batteux se fue al St Etienne. Allí, con sus ideas de siempre, plantó las bases del gran St Etienne de los años 70. Al pase del pase corto y del juego, ganó las ligas de 1968, 1969 y 1970 y las copas de 1968 y 1970.

Con el equipo de Francia, la aventura Batteux del Mundial 1958 fue maravillosa. Nadie se interesaba a un equipo de Francia poco efectivo los años anteriores y otra vez operó el milagro del juego creativo y ofensivo, el espíritu Batteux. Francia dio la sorpresa. Marcó goles sin reposo, 23 en 6 partidos, con Fontaine recordman artillero absoluto de los Mundiales, con 13. En la semifinal con el favorito Brasil, Vavá marca a los dos minutos, pero Fontaine empata a los 9. A los 29 llega el drama, Jonquet se rompe la pierna y no puede moverse más. Francia, a 10 contra 11 no podrá con los goles de Pelé. Esta Francia de Batteux, Kopa, Fontaine, Piantoni, tercera del Mundial 58, es muchas veces considerada mejor que la campeona 1998.

El pasado 28 de febrero de 2003, Albert Batteux abandonó el bello espectáculo del fútbol, del juego y de la vida, a los 83 años.