Peter Bonetti

La gran conquista inglesa del Mundial de 1966 tuvo varias leyendas. Bobby Charlton, Geoff Hurst, Jimmy Greaves, Gordon Banks, entre otros. Banks, además, era tan indiscutible en este elenco mítico de Inglaterra que nadie se acuerda que tenía un suplente, Peter Bonetti.

Nacido en Putney -zona sur de Londres- en 1940, Bonetti no tuvo muchas oportunidades en el
English Team. Sin embargo, fue un gran ídolo del Chelsea, llegando a merecer el apodo de The Cat. Con los Blues, Peter Bonetti defendería su portería por 18 años, totalizando más de 720 apariciones.

El portero consiguió una oportunidad en el Chelsea gracias al celo de su madre, quien escribió para el entonces entrenador Ted Drake, pidiendo que le hicieran una prueba en Stamford Brigde. Poco después, ganaría con los juveniles la FA Cup con la camiseta azul y al año siguiente, ya se convertiría en el portero titular del equipo principal por más de una década.


Por más que sea difícil de imaginar al multimillonario Chelsea de hoy en día fuera de élite inglesa, Bonetti empezó defendiendo la portería de su equipo en la segunda división inglesa. Y fue esencial en el ascenso de categoría del equipo en 1963, haciendo paradas fundamentales en el partido decisivo contra Sunderland. Junto con
The Cat, el Chelsea también tenía una hornada de jóvenes talentosos como Terry Venables, que después vendría a ser el seleccionador de Inglaterra en la década de los noventa.

Además de un estilo elegante, Bonetti era conocido por su capacidad de hacer larguísimos lanzamientos con las manos, que tenían una distancia tan grande cuanto las reposiciones con los pies.


A pesar de su larga trayectoria, el portero jamás conseguiría levantar un título de campeón inglés con la camiseta del club. Los mayores éxitos vendrían con la Copa de la Liga (1965), la Copa de Inglaterra (1970) y la Recopa de Europa (1971). En la final de la Copa de Inglaterra de 1970, Bonetti realizó un partido histórico estando lesionado, consiguiendo hacer varias paradas inverosímiles, contra los entonces campeones Leeds.


En la selección nacional, Bonetti no pudo demostrar todo su repertorio, ya que tuvo como compañeros de equipo a dos grandes porteros como Gordon Banks (que protagonizaría una parada considerada la más difícil de los tiempos, en el Mundial del 70, tras un cabezazo de Pelé) y Peter Shilton (que tomaría el relevo de Banks hasta finales de la década de los ochenta).


Aunque sólo actuara en siete partidos oficiales, Bonetti consiguió jugar una vez en el Mundial del 70 en el partido de cuartos de final contra Alemania Occidental, debido a una intoxicación alimenticia. Alemania remontó el partido y el portero del Chelsea fue uno de los chivos expiatorios. Después de ese partido, jamás volvería a defender su selección.


En la década de los ochenta, después de dejar el fútbol, Bonetti se fue a vivir a la isla de Mull, en el norte de Escocia. Mantuvo algún contacto con el mundo del fútbol como entrenador asistente en el Chelsea, en el Manchester City y en la selección inglesa. Pero, hasta hoy, nadie ha vestido la camiseta de Chelsea en tantas ocasiones, donde sigue siendo un héroe.

Fuente: Trivela


Tributo a Peter Bonetti