Hugo Sotil: el "cholo" de Perú

Hugo Sotil nació en Ica el 8 de marzo de 1949 y comenzó a jugar fútbol en el barrio humilde de donde provino y desde donde se expandió su fama de jugador hábil y definidor con ambas piernas, a pesar de tener un físico macizo y de baja estatura. Y por si ello fuera poco, su incursión en el fútbol grande fue distinta a lo que se establece comúnmente.

Cuando tenía 18 años y sin ser parte de ninguna división inferior de ningún club, un dirigente deportivo, Enrique Noriega, lo llevó en 1968 al Municipal de la segunda división del fútbol peruano. Allí, Sotil se destacó y el club volvió a la primera división.

Ese fue el comienzo de su gran carrera futbolística. En 1969, "el Cholo", como se le apodaba, se convirtió en la figura del Municipal siendo convocado rápidamente a la selección nacional entonces dirigida por el brasileño Didí, compañero de Pelé en el Mundial de Suecia 1958.

Un hecho que expuso el momento futbolístico que estaba viviendo Perú se dio cuando en 1970 directivos del Muncipal y Alianza Lima formaron un combinado para jugar una serie de encuentros amistosos. El compañero de fórmula de Sotil fue Teófilo Cubillas.

Ese combinado ganó partidos contra el Benfica de Portugal (con Eusebio), un categórico 4-1 contra el Bayern Munich de Alemania (con Frank Beckenbauer) y 3-2 ante la selección de Bulgaria. Más tarde llegó el Mundial de México del 70 y Perú se convirtió en la revelación del certamen así como algunos de sus jugadores, Sotil entre ellos.

En 1973 pasó al Barcelona al lado de Johan Cruyff, conformando uno de los mejores ataques de todos los tiempos que tuvo el equipo catalán y que a la postre conseguiría el campeonato de la liga española después de 14 años.

Los catalanes no tardaron en hacerlo ídolo en un año que fue memorable para el astro peruano y que cerró con broche de oro después que el Barca le ganó 5-0 al Real Madrid, convirtiendo Sotil el último gol de la serie. En 1974 comenzó a tener problemas de disciplina y practicamente tiró por la borda lo que hubiese sido una excelente carrera en suelo europeo.

La noche, con sus vicios y tentaciones, debilitaron la capacidad física del jugador y le dieron excusas suficientes a quienes querían reemplazarlo por el holandés Neeskens (Cruyff entre ellos).

No obstante en 1975 se coronó campeón con el seleccionado inca de la hoy llamada Copa América (entonces Sudamericano) jugando apenas el último partido aunque gracias a su gol de cabeza, Perú conquistó por segunda vez y después de 40 años un campeonato continental.

Al regresar de España volvió a estar junto a Cubillas en el Alianza Lima, en donde formaron una pareja excepcional, con una gran capacidad goleadora que llevó al equipo a los títulos del 77 y 78.

Al terminar el Mundial de Argentina se retiró de la práctica del fútbol después de tan sólo 10 años de actividad. Posiblemente su físico ya no resistía más aunque siempre quedó la duda de cuán lejos hubiese llegado de haber adoptado otro estilo de vida.

Sin embargo ahí quedó su nombre, entre los más ilustres de su país y en el corazón de la fiel hinchada del Barca que siempre lo recuerda con admiración y gratitud.

3 comentarios:

fernando dijo...

En BArcelona, guardan gran recuerdo de Sotil. Y mucha gente en Perú se hizo del Barça por Sotil.

Anónimo dijo...

Sotil fue un chispazo brillante que solo duró 4 o 5 años. Después fue una sombra de sí mismo en el campo.

carlos dijo...

lastima q se perdiera un futbolista como hugo sotil,tan temprano,mucho tuvo q ver un tal johan cruyf,tambien buen futbolista,pero como persona es y sera siendo algo obscuro,y aun asi sigue manejando los hilos del barca,hasta cuando.