Mario Kempes

Mario Alberto Kempes nació el 15 de julio de 1954 en la ciudad de Bel Ville, provincia de Córdoba. Desde pequeño demostró una habilidad nata para el fútbol integrando diversos planteles infantiles en equipos de su ciudad hasta que a los 16 años fue campeón de la liga local con el conjunto Biblioteca Bell.

De Bell pasó a uno de los conjuntos más importantes de la provincia de Córdoba: Instituto, equipo con el que se consagró campeón de la liga cordobesa y por ende participó en el Torneo Nacional Argentino de 1973. En dicho certamen fue fichado por Rosario Central de la primera división del fútbol argentino, en donde marcó 85 goles en 105 partidos en dos temporadas (1974-1976).

Con 19 años de edad integró la selección argentina que intervino en el Mundial de Alemania de 1974, torneo en el que el seleccionado gaucho pasó sin pena ni gloria y Kempes no consiguió anotar ningún gol.

No obstante su presencia en las áreas rivales interesaban a los empresarios europeos y el Valencia de la Liga Española lo contrató en 1976. Fue anterior a esa transacción que el periodista radial argentino, José María Muñoz, le colocó el mote de El Matador.

En el club valenciano se coronó goleador de la Liga Española en la temporada 1976-77 con 24 tantos, el promedio más elevado de los últimos diez años. En la temporada 1977-78 logró 28 goles y por ser el goleador máximo de esas dos temporadas consecutivas recibió el premio Pichichi del fútbol español. Con el Valencia logró en 1979 la Copa del Rey y la Recopa de Europa de 1980.

Pero el momento más elocuente de su carrera como jugador fue su exitosa participación en el Mundial de Argentina del 78 en donde además de salir campeón mundial con el representativo albiceleste, fue el máximo goleador del Mundial con 6 goles y la prensa internacional lo consideró el mejor jugador del certamen.

En el partido final frente a Holanda dio un recital de guapeza y pasión futbolística para ponerse el equipo al hombro además de convertir dos de los goles con que Argentina venció 3-1 al conjunto naranja.

El éxito lo acompañó otra vez en 1981 al ser campeón con River Plate de Argentina, regresando luego al Valencia y para pasar posteriormente al Hércules de España. Desde 1986 a 1994 continuó su carrera en Austria (Wienner, Saint Polten y Krems) para terminarla en 1995, a los 41 años de edad en el Fernández Vidal de Chile. Desde ese año a la fecha se ha desenvuelto como entrenador de equipos de fútbol en diversos países del planeta así como comentarista deportivo.

Kempes fue un zurdo de tranco largo que desplegaba en velocidad una habilidad no muy común al aplicar a la perfección el freno y el enganche. Su arranque buscando perfil para el disparo de larga y media distancia era letal, y a todo esto había que sumarle una gran capacidad para administrar el oxígeno lo que le permitía entregarse por completo durante todo el partido.
Fuente: Univision


Lo mejor de Mario Kempes

1 comentario:

fernando dijo...

No diga Kempes, diga gol! Este dicho se popularizó en Argentina y Valencia debido a la fama de Kempes. Te he agregado a mis links. Un abrazo