El gol de Gemmil

Fue en el Mundial del 78. Holanda que venía bien jugaba con Escocia que venía muy mal.

El jugador escocés Archibald Gemmil recibió la pelota de su compatriota Hartford y tuvo la gentileza de invitar a los holandeses a bailar al son de un solo de gaita.

Widschut fue el primero en caer, mareado, a los pies de Gemmill. Después dejó atrás a Suurbier, que quedó trastabillando. A Krol le fue peor: Gemmill se la pasó entre las piernas. Y cuando el arquero Jongbloed se le vino encima, el escocés le puso la pelota de sombrero.
Fuente: Eduardo Galeano