Entrevista a Tommy N'Kono

Entrevista al mejor portero africano, Balón de Oro africano en 1979 y 1982, revelación y estrella con Roger Milla del Camerún que sorprendió el mundo en 1982 y 1990, con su fútbol fresco. Ahora entrenador de porteros del Espanyol de Barcelona, reflexiona sobre la ausencia de grandes porteros africanos.

P. DESDE BELL Y N'KONO, NO HAY GRANDES PORTEROS AFRICANOS. ¿POR QUÉ?

Para los guardametas, además del problema general de los jóvenes que se van pronto de África, y que entonces se encuentran con el puesto dos o tres de porteros, hay una explicación especifica: en África, no hay especialistas de este puesto. En Camerún por ejemplo, Bell y yo, salimos, gracias al talento, pero sobretodo por la gracia de Dios. No hay nada organizado para enseñar las bases, lo que es crucial para un guardameta. Creo que el portero africano, con su talento natural y adquiriendo bases como elasticidad, impulso y velocidad sería el mejor. Cuando faltan unas bases técnicas, es más difícil adaptarse al fútbol profesional de alto nivel. Por ejemplo, Itandje, del Lens, quien saltó directamente del fútbol aficionado en África al profesional en Francia, sin haber tenido las bases en África, puede tener problemas en digerir este salto, más complicado para un portero.

P. ¿CUÁLES SON ESTAS CUALIDADES DEL PORTERO AFRICANO?

Obviamente la flexibilidad, el salto, el vuelo, este lado espectacular.

P. ¿ESPECTACULAR POR EL ESPECTÁCULO?

No, el portero africano tiene un salto o vuelo de unos 4 ó 5 metros, que es natural y espectacular. Y además se puede trabajar, se puede alargar el vuelo, según la posición, la impulsión, etc... Los porteros europeos deben trabajar más esto, aunque quieran volar, no tienen el mismo salto. Yo he hecho trabajar este punto en Europa, saber volar más lejos, el impulso, el salto, etc... además de las salidas, del arranque para la salida, la espalda al muro para ir a buscar balones. Esa técnica del muro en África, es importante. Sólo puedes salir adelante y así la diagonal es mucho más corta.

P. ¿Y CUÁLES SON LOS DEFECTOS DEL PORTERO AFRICANO?

Su principal defecto es la concentración. Muchas veces digo que para el portero africano, los balones más fáciles son los más difíciles. Conseguir una concentración del 100% es la clave. En segundo lugar, quizás la velocidad. Cuando hay que salir rápido hacia delante o hacer gestos más simples.

P. ¿QUIÉNES SON LOS GRANDES PORTEROS AFRICANOS HOY?

Hubo un gran vacío, tras mi generación. Los buenos porteros actuales no tuvieron las condiciones, las bases, ni la suerte para salir... pero tengo fe y esperanza en uno que será un grande, lo tiene todo y es muy joven... es como mi protegido y seguro que será el mejor portero de África: Carlos Kameni. Sólo le falta que alguien por fin le haga confianza y le de su oportunidad.

P. ¿QUÉ PORTEROS HA ADMIRADO EN SU JUVENTUD?

De niño, en Camerún no tenía la tele, sólo leíamos mucho sobre Yashin. Para mí, Beara ha sido un maestro, me enseñó mucho y me acuerdo de una anécdota capital: cuando me vino a buscar, tenía 17 años. A la primera sesión, salí agotado, creo que era un lunes. Me dijo de volver el jueves. Estaba tan dolorido en todo el cuerpo que me puse a pensar que ya no me podría levantar. Entonces no fui... Pero me llamó para la concentración de la selección el lunes siguiente. Cuando llegué, me mandó a casa. Yo era entonces el mejor portero de Camerún pero no volví a la selección durante 6 meses.

P. ¿EL TAMAÑO DEL PORTERO ES TAN IMPORTANTE?

Todo es muy relativo. Un gran tamaño es importante si se le pone valor. Por ejemplo, yo era muy alto, pero era tan rápido como un portero pequeño. Y en el juego aéreo, se puede medir dos metros y no ir a por los centros.

P. HOY, EL PORTERO SALE MENOS, ANTES CORRÍA Y SALTABA POR TODO EL ÁREA, ¿POR QUÉ?

Eran los tiempos de los cancerberos que tomaban riesgos. Yo era uno de ellos. Yo podía fallar en una salida, pero a la siguiente, iba otra vez. Hoy, pocos porteros toman riesgos, porque tienen miedo a fallar. Yo creo que un gran portero es él que domina el juego aéreo, la salida. Hoy en las jugadas a balón parado, córners, los balones son muy trabajados, y creo que en vez de decirse siempre "allá voy", muchos piensan: centro con mucho efecto, no voy, centro fuerte, si estoy mal colocado, no voy. Más o menos, hay que ir siempre a los centros aéreos. El punto de partida, es sólo la decisión de ir. La segunda condición es la colocación. Si estoy en mi línea, tendré entre 5 y 10 metros a cubrir para llegar a una pelota. Si me adelanto de 2 metros, seguro que puedo ir a casi todos los centros, ganó tiempo, haciendo diagonales más cortas, y llego de forma no forzada.