Los negros

En 1916, en el primer campeonato sudamericano, Uruguay goleó a Chile 4 a 0. Al día siguiente, la delegación chilena exigió la anulación del partido, "porque Uruguay alineó a dos africanos". Eran los jugadores Isabelino Gradín y Juan Delgado. Gradín había convertido dos de los cuatros goles.

Bisnieto de esclavos, Gradín había nacido en Montivideo. La gente se levantaba de sus asientos cuando él se lanzaba a una velocidad pasmosa, dominando la pelota como quien camina, y sin detenerse esquivaba a los rivales y remataba a la carrera. Tenía cara de pan de Dios y era un tipo de esos que cuando se hacen los malos, nadie les cree.

Juan Delgado, también bisnieto de esclavos, había nacido en Florida, en el interior de Uruguay. Mucho se lucía Delgado bailando la escoba en los carnavales y la pelota en las canchas. Mientras jugaba, conversaba, y les tomaba el pelo a los adversarios.

Uruguay era, en aquel etonces, el único país del mundo que tenía jugadores negros en la selección nacional.
Fuente: Eduardo Galeano